in

Crisis econ贸mica obliga a comerciantes a abrir sus negocios en secreto pese al covid-19

Crisis econ贸mica

Crisis econ贸mica obliga a Teresa, Ram贸n y Gerardo, nombres ficticios de comerciantes reales, se han visto obligados a ocultar su identidad para abrir sus negocios a escondidas en 茅poca de pandemia, en la que se estableci贸 una cuarentena que impide la apertura de la mayor铆a de tiendas en Venezuela. Pero el hambre puede m谩s que la norma.

La florister铆a de Teresa, ubicada en el acomodado barrio caraque帽o de Chacao, tiene la puerta entreabierta. Por la disimulada entrada, acceden tres empleados volviendo la mirada sobre sus pasos, vigilantes y temerosos a posibles sanciones por desafiar las restricciones de movilizaci贸n ordenadas por el r茅gimen y que cumplen siete semanas.

芦Uno sigue pagando empleados, uno paga aseo, luz, uno sigue pagando los servicios (y) el poco dinero que hab铆a quedado en la cuenta de la compa帽铆a se fue pagando ese tipo de cosas禄, dijo a Efe Teresa, que prefiri贸 ocultar su nombre real y el de su negocio.

No existen cifras oficiales acerca de los comercios que burlan la cuarentena en Venezuela debido a la crisis econ贸mica, donde solo se permite, por ahora, la apertura de supermercados y farmacias, y en horarios regulados. Pero las necesidades b谩sicas obligan al resto de comerciantes a ingeni谩rselas para sobrevivir.

Igual que la florista, cientos de propietarios de peque帽os negocios parecen temer m谩s a la quiebra econ贸mica que al contagio por covid-19 y a posibles sanciones, por lo que comenzaron a abrir, a medias, las puertas de sus comercios.

芦Llega un momento en que uno no aguanta, el comerciante no aguanta (por las p茅rdidas)禄, argumenta Teresa.

Mentiras y riesgos

En la florister铆a se retomaron las labores hace una semana, cuando el dinero escase贸 y no se pod铆an garantizar los salarios de los empleados ni la subsistencia de la empresa, en la que, desde hace a帽os, los vecinos de Chacao compran desde flores hasta pinos, plantas o helechos.

芦El primer lunes que nosotros abrimos, ten铆amos la santamar铆a a la mitad, y lleg贸 la polic铆a porque no ten铆amos permiso de trabajar. Se les dijo una mentira, que hab铆amos abierto para fumigar y regar las plantas. El polic铆a se fue y no volvi贸 m谩s禄, dijo a Efe la propietaria de la florister铆a.

Teresa entiende los riesgos para la salud y toma precauciones. Nadie ingresa al local sin guantes o mascarillas. Y al llegar a su casa, se ducha minuciosamente antes de tener contacto con sus hijos.

Pero contra una posible sanci贸n gubernamental, se queda sin defensas ni argumentos. Es consciente de que algo as铆 la llevar铆a a un drama inevitable.

芦Si nos llegaran a sancionar se cerrar铆a el local, y lo poco que se hizo no alcanzar谩 para pagar la multa. Es un riesgo que toma el comerciante禄, precis贸 la florista.

Con redacci贸n de聽MonitorDolar聽e informaci贸n de聽El Nacional.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

El Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo de Justicia leg铆timo rechaz贸 que el r茅gimen no garantice la vida de los reclusos en el pa铆s

R茅gimen anunci贸

R茅gimen anunci贸 10 nuevos casos de covid-19 en el pa铆s